Alegrias de sobremesa debe continuar

Síguenos en las redes

Como profesional de la radio desde hace mas de 30 años, en España, he leído una noticia que me trae viejos recuerdos.

“Leí en un canal de internernet la siguiente noticia: Hace pocos días recibí una llamada telefónica que me preocupó bastante. “Alegrías de sobremesa está a punto de desaparecer porque Luberta está agotado y no encuentra otro guionista dispuesto a asumir su papel”, me dijo un viejo amigo que trabajó durante 50 años en el ICRT y es como una biblia andante que conoce hasta el más leve entresijo de ese edificio enclavado en medio del Vedado.

Desde la noticia no me ha abandonado la inquietud por la posible desaparición de ese legendario espacio de las ondas radiales cubanas. Lo cierto es que si se concretan los malos augurios será un golpe fuerte para los cubanos que durante 51 años han escuchado con puntualidad las bromas picantes de Estelvina (Aurora Basnuevo) y Sandalio “El volao” (Mario Limonta) o las intromisiones de la chismosa del edificio interpretada históricamente por la actriz, Martha Velazco, ya retirada a los 91 años.

Razones de trabajo me han impedido escuchar las estampas cubanas del programa desde hace algún tiempo, pero recuerdo que hace ya muchos años, cuando lo descubrí, siempre me sentaba frente a un antiguo radio Selena (qué cubano no tenía en su cuarto uno de esos armatostes rusos que no se rompían ni pasándole por arriba con una aplanadora?), para escuchar esa trama cómica y burlesca que retrata la vida en un edificio de apartamentos, donde coinciden los típicos habaneros para tomar café, hablar sobre la buena nueva del barrio, desbarrar sobre una vecina con malas pulgas, indagar sobre la que llegó de Oriente o hacer una lista—con talla de zapatos incluida—, para entregársela a cualquier amigo del edificio que salga de viaje con un poco de plata en los bolsillos.

Alegrías de sobremesa, espacio estelar de Radio Progreso, es un pequeño retrato de la sociedad cubana de las últimas cinco décadas cuyo punto de partida son las situaciones que ocurren en el entramado de un edificio de apartamentos.

En el guion se ven reflejadas las pasiones de los cubanos, su capacidad para gastarse un chiste aunque la “soga apriete”, los exasperos de las mujeres celosas que llegan a encontrar hasta una aguja en un pajar si sospechan de su cónyuge, o los peligrosos rumores que echan a rodar en las esquinas cualquiera que no tenga nada más que hacer que enrarecer el entorno y complicarles la vida, ya complicada, a sus coterráneos en el barrio. Y yo, que he visto mucho, quizás demasiado, me imagino que cualquiera de ustedes, queridos lectores, ha tenido la amarga experiencia de toparse con esos personajes y que han debido llamarse a la calma para no pasarles por encima con la furia de todos los dioses del Olimpo juntos.

El programa está protagonizado por dos emblemas de la actuación cubana: el matrimonio formado por Aurora Basnuevo y Mario Limonta. A la pareja se le unen en esa trama de entuertos actores como Diana Rosa Suárez o Hilario Peña. Como es lógico, a lo largo de estas cinco décadas, han fallecido otros integrantes del elenco como la actriz Aida Isalbe.

El alma mater del espacio es el guionista Alberto Luberta, una de las figuras imprescindibles de la radio y la televisión cubanas. Luberta, de 86 años, quien siendo adolescente inició su carrera a los 16 en 1947 en la CMQ de Prado y Monte, hizo sonar las alarmas tras declarar que terminaba el programa si no encontraba un sustituto cuando escribiera el último guion. Creo que incluso le pidió ayuda al Centro Promotor del Humor, dirigido por Kike Quiñones, pero hasta ahora, según me cuentan, no ha encontrado una respuesta que le devuelva el alma al cuerpo.

No dudo que si decide concluir el programa Luberta tenga sentimientos encontrados por algún tiempo, como si hubiera perdido un poco su razón de ser, pero estoy seguro que sentirá en mayor medida la desazón de los miles de seguidores del espacio cuando conozcan la noticia de su desaparición del éter radiofónico, esos que aún lo escuchan sin saber que cada emisión puede ser la última.”

Y hasta aquí mi lectura. En primer lugar quiero agradecer a Alberto Luberta su obra, su gran obra, pues pocos políticos, o tecnócratas,  podrán valorar lo que un guionista de radio supone para el día a día de las miles de personas que han seguido, durante años, las historias de esos personajes que, a través de su aparato de radio, se han convertido en parte de su familia y, por desgracia, los que toman las decisiones finales son políticos o tecnócratas que poco entienden de sentimientos, alma y tradición.

Pido al dios, en que cada uno crea, o al ateísmo más radical, que Radio Progreso apueste decididamente por seguir este programa, busque un guionista joven que, seguramente con la llegada de nuevos personajes, pueda enlazar esta tradición radiofónica y hacerla pervivir en el tiempo, como una de las piezas básicas del humor radiofónico, un género que posiblemente con la desaparición del programa llegaría a su deceso.

Miles de ancianos en Cuba firmarían esta solicitud, pero ellos no tienen acceso a internet, por eso yo, como viejo profesional de la radio en España, aprovecho esta ventana digital para alzar mi voz…

Por desgracia en España hace muchos años que desapareció el género en la radio, la televisión se lo comió, pero en Cuba estamos a tiempo de conservar este género de teatro humorístico radiofónico que es parte de lo mas íntimo de las familias cubanas, sobre todo, para nuestros mayores y estoy seguro, que si se consigue su continuidad, lo será para las futuras generaciones pues a partir de la serie se podría aprovechar para divulgar los conceptos básicos de internet, e incluso utilizarlo como un programa de divulgación tecnológica dentro de la familia para la Cuba que viene.

Antonio Mora Ayora (Editor)

RSS Actualidad cultural de Cuba

  • Las profundas raíces de la cultura ibérica en Cuba 25 Marzo, 2017
    La Huella de España en Cuba está dedicada este 2017 a las Islas Canarias
  • Asamblea Legislativa reconoce legado de Alicia Alonso 25 Marzo, 2017
    El presidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, José Alberto Alfaro, entregó a la prima ballerina assoluta cubana, Alicia Alonso, una placa conmemorativa en reconocimiento a su legado a la danza clásica
  • Reír para existir 25 Marzo, 2017
    «La risa es la sal de la vida», dejó escrito Rubén Darío en un texto en el que asociaba bondad, sanidad, loca música y catarata cristalina a ese movimiento de la boca y otras partes del rostro que denotan alegría
  • De fiesta el ICAIC, hace entrega del Premio Nacional de Cine 24 Marzo, 2017
    Justo este 24 de marzo, fecha fundacional del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), la institución hizo entrega oficial del Premio Nacional de Cine 2017 al director de fotografía Raúl Rodríguez Cabrera
  • Un rey bien acogido 24 Marzo, 2017
    El picaresco estilo de Faustino Oramas es visto aquí como un elemento propio de la identidad de la gente que habita esta parte de Cuba
  • La Casa Alba en piel de flamenco 24 Marzo, 2017
    El Ballet Español de Cuba en este 2017 llega a su aniversario 30
  • Destinatarios: Los excelentes sonetos de Amaury Pérez 23 Marzo, 2017
    Cuesta trabajo pensar que en una sola persona se reúnan tantas cualidades para empresas tan diferentes como la de entrevistador, novelista, cantautor y poeta. Ahora también nos deslumbra con este cuaderno impecable
  • A las puertas XIV Festival Piña Colada 2017 23 Marzo, 2017
    Del 1ro. al 4 de abril Ciego de Ávila vivirá una nueva edición del esperado suceso cultural
  • Buena Fe, Moncada y Casabe de gira nacional por aniversario 55 de la UJC 23 Marzo, 2017
    Los grupos musicales Buena Fe, Moncada y Casabe comenzarán el próximo sábado 25 de marzo una gira nacional que tiene a la Isla de la Juventud como punto de partida, y se extenderá por el resto de las provincias hasta el próximo 27 de abril
  • Por la puerta de la cocina 23 Marzo, 2017
    El nuevo título de Frank Padrón, El cocinero, el sommelier, el ladrón y su(s) amante(s), con sello editorial Oriente, permite con creces dar fe del disfrute con que ha sido «confeccionado» este texto que entre sus «ingredientes» incluye literatura, artes plásticas, teatro, música