Habaneros y visitantes rondarán la ceiba

En la mañana de este 15 de noviembre, a las diez de la mañana, se efectuará la ceremonia tradicional  por el aniversario de la ciudad. 

Allí, el Dr. Eusebio Leal Spengler dedicará unas palabras a la añeja urbe, al tiempo que evocará el acto fundacional del 16 de noviembre de

1519 cuando, en ese mismo escenario, también a la sombra de un árbol, se celebraron la primera misa y el primer cabildo.

Como ya es tradicional, cientos de habaneros y visitantes de otras latitudes efectuarán su andar hacia El Templete para cumplir el ritual de rondar en silencio tres veces la mítica ceiba, y, abrazados a ella, pedir igual cantidad de deseos a San Cristóbal, santo patrón de La Habana.

Como símbolo de renovación constante la ciudad arriba a su aniversario

497 con una nueva ceiba en El Templete. El lozano árbol, de 15 años y unos ocho metros de altura, fue sembrado el pasado 15 de marzo tras un largo y cuidadoso proceso de selección, preparación y traslado, ejecutado por especialistas de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, del grupo de creación artística Ecomundo y de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario, entre otras instituciones.

Primero aldea, luego villa y más tarde ciudad, La Habana se asentó inicialmente en el sur, cercana a la zona del Surgidero de Batabanó, y posteriormente sus pobladores se movieron en busca de mejores terrenos. En ese sentido se habla de establecimientos en el área de Puentes Grandes, en la desembocadura del río Almendáriz (actual Almendares), hasta su ubicación definitiva en 1519, muy cerca de la bahía.

Aunque hoy no es un paraíso, el sitio donde en tiempos pasados gobernó el cacique Habaguanex apuesta por su revitalización continua, y en esa aventura de renovación intervienen resueltamente sus moradores –actores y beneficiarios de un amplio y diverso proyecto sociocultural–, quienes aspiran a mantenerla siempre como un espacio vivo que cautiva a todo el que recorre sus plazas, parques y atractivos entornos, con edificaciones donde se mezclan de manera armoniosa estilos, épocas, tradiciones culturales… todo un vasto y atrayente patrimonio de enorme valor.

Escri5to por Por: Maritza Mariana Hernández en http://www.cubarte.cult.cu/es/article/47101