Hotel Almendrares & Golf Club in Havana

Los hoteles de lujo de los locos años veinte en La Habana: la Cuba del GRAN GATSBY y Scott Fitzgerald.

Junto al Hotel Sevilla, los dos más lujosos… hasta la construcción del Nacional…

Es posible que muchos desconozcan que existió en La Habana un Hotel con ese nombre y es, al menos curioso, mostrar algunas imágenes del que fue uno de los primeros hoteles de lujo que tuvo La Habana.

La aprobación en 1920 en los Estados Unidos de la famosa “Ley Volstead”, conocida por “Ley Seca”, aumentó un turismo norteamericano que ya frecuentaba la nuestra Nación desde mediados del siglo XIX. La Habana carecía de instalaciones hoteleras que pudieran satisfacer esa demanda y como consecuencia comienzan a construirse un tipo de hotel de ocho o diez pisos con planta rectangular y las habitaciones situadas a ambos lados de un pasillo central, todas con vista al exterior. En La Habana se lleva a cabo la ampliación del “Hotel Sevilla” y se edifican el “Presidente”, el “Lincoln” y el “Palace” de G y 25, éste último con una nueva concepción de apartamentos de lujo amueblados para alquilar, al que llamarían “Aparthotel”.

El primero en cumplir con los requerimientos que se fijaban en la época para considerarse una instalación de lujo fue el “Hotel Sevilla”, que se fundó en 1908. Este y el desaparecido “Hotel Almendares”, fueron los únicos de lujo de La Habana hasta la construcción en 1930 del “Hotel Nacional” de Cuba. El más caro era el “Hotel Almendares”, con un coste diario de 18 pesos por habitación, un altísimo precio para la época.

Factores como la gran crisis económica de 1929, con la subsiguiente depresión en los Estados Unidos y por otra parte, la violencia en La Habana como consecuencia de la lucha contra el gobierno del presidente Gerardo Machado, generan una inestabilidad política en Cuba que va a extenderse durante casi toda la década de 1930.

En 1935, fin de la ya citada “Ley Volstead” en los Estados Unidos, el auge a partir de 1930 de otras formas de turismo mucho menos rentables para Cuba como el excursionismo y la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial en 1941, van a provocar una gran crisis de la industria del turismo cubana. La disposición de los transportes marítimos para el esfuerzo bélico y el temor a los submarinos alemanes por las aguas del Caribe, hicieron disminuir aún más la cantidad de visitantes.

Hoteles como el Sevilla, el Inglaterra y el Lincoln serán incapaces de superar la crisis y estarán cerrados durante varios años.
El Palace, el Monserrate y el Roosevelt, para sobrevivir, pasan a ser hoteles residenciales.
Mientras otros con menos suerte cerrarán sus puertas definitivamente, como el Cecil, el Astor, el Savoy, La Unión o el Hotel Almendares. Los que permanecieron abiertos tuvieron que limitar sus servicios considerablemente.

En INTERNET hay pocas referencias sobre este lujoso hotel, pero en 1937 se rodó en Cuba la película “La Serpiente Roja”, protagonizada por Aníbal de Mar, que fue el primer filme sonoro cubano y su filmación se efectuó principalmente en el Hotel Almendares. Este sería además, el debut de Félix B. Caignet como guionista de cine. Otras figuras relevantes que integraron el elenco de la cinta fueron Carlos Badías como galán joven, Dolores Zabala, Pedro Segarra, Aurelio Cavia, Ramón Valenzuela, Roberto Ínsua y hasta el propio Caignet como Talúa, significativo personaje. La dirección general estuvo a cargo de Ernesto Caparrós. A pesar de las dificultades en el rodaje, el filme fue un éxito de crítica y taquilla.

También hay un dato relacionado con la historia del jazz en Cuba y relacionado con este hotel. Cuando se graba en Luisiana el primer single de jazz en 1917, ya en Cuba existían grupos del género. Sin embargo, esas primeras experiencias estaban en manos estadounidenses. Bandas muy en boga entonces como la de “Ted Naddy”, tocaban en el Hotel Almendares y en el Jockey Club de hipódromo de Marianao. Por supuesto que la mayoría de los músicos eran cubanos, entre ellos sobresalía Armando Romeu, sobrino de Antonio María Romeu, el padre del danzón. Según una entrevista, Romeu reconoce haber quedado embrujado con la banda Ted Naddy, e incluso compró el instrumento al saxofonista de la banda y… “tres o cuatro años más tarde ya estaba yo tocando con su misma banda en el Hotel Almendares”….

Al lado de este hotel también ocurrió el primer accidente, no fatal, de la Aviación Militar cubana, el 11 de Mayo de 1919, cuando se inauguraba el Campo de Columbia. Este primer vuelo oficial del Cuerpo de Aviación del Ejército fue sobrevolando el Malecón habanero, siendo la Srta. Georgina Menocal, la que bautizaba el primer avión en presencia del Presidente Menocal: un Curtiss Jenny JN-4 piloteado por el Capitán Francisco Terry.

Durante el período de 1947 al 1948 se construyeron las pistas de asfalto en el Campo de Columbia y en el año de 1948 adquieren el antiguo “Hotel Almendares” y lo remodelan para albergar la Jefatura del Cuerpo de Aviación, sus dependencias y sus escuadrones, con aulas para cadetes, habitaciones para oficiales y dormitorios para los alistados, comedores, un club y un cine al aire libre. Actualmente este edificio existe como dependencia de las Fuerzas Armadas en “Ciudad Libertad”.

Como todo Hotel que se prestigia, éste también tuvo un coctel con su mismo nombre.
Estos son los ingredientes:

COCTEL ALMENDARES
5 gotas de Granadina
5 gotas de Curazao rojo
1.5 onzas de jugo de piña
1.5 onzas de Ron blanco
6 onzas de hielo en trozos
Disponer de una copa alta para coctel
Vierta los ingredientes en la coctelera y bátalos durante quince segundos. Cuélelos directamente en la copa que se ha de utilizar.
¡Y brinden a la memoria del Hotel Almendares!

 

Mario Adolfo Marti Brenes